•ÚLTIMAS RESEÑAS•

sábado, 16 de junio de 2018

-MI DESPEDIDA-

Buenos días, tardes o noches, atrapados.

Así es, como leyeron, este será el último post del blog.

Se estarán preguntando las razones y la verdad es que son netamente personales. Blogger y en general toda la comunidad lectora es asombrosa y nunca la olvidaré; lastimosamente, ha llegado la hora de decir adiós.

No se imaginan lo agradecido que estoy por todo lo que he vivido. De hecho, este 24 el blog cumplía 4 años. ¿Pueden creerlo? Hace cuatro años que empecé en esto y en verdad fue asombroso. Hace una semana me animé a empezar con Bookstagram y en solo nueve días recibí una acogida tremendamente calurosa. En verdad no esperaba para nada todo el apoyo que recibí. Sin embargo, también he decidido eliminar la cuenta de Bookstagram. Y como les contaba, fueron cuatro asombrosos años. Conocí en verdad bastante gente. Varios de ellos personas que hoy en día considero amigos. Las experiencias son incontables y por su puesto el agradecimiento hacia cada uno de ustedes es genuino. 983 personitas, atrapados, que decidieron darle 'seguir' al blog, y que con ese acto, me hicieron sonreír durante este largo tiempo.

En estos momentos estoy escribiendo esto con lágrimas en los ojos porque no se imaginan lo duro que es despedirme de esta manera. Estaré eternamente agradecido con cada uno de ustedes, con cada comentario, con las editoriales que en algún momento decidieron confiar en mi.

Les mando un último abrazo. Desde lo más profundo de mi corazón les digo: gracias 💗

sábado, 2 de junio de 2018

-LA NIÑA ALEMANA-
























NOMBRE: La niña alemana
NOMBRE ORIGNAL: The German Girl
AUTOR: Armando Luces Correa
EDITORIAL: Ediciones B (Me Gusta Leer Colombia // Penguin Random House)
NÚMERO DE PÁGINAS: 446
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2016

-SINÓPSIS-
 Berlín, 1939. Hannah Rosenthal es una niña judía de familia acomodada cuya vida sufre un dramático vuelco tras el ascenso de los nazis al poder. Su única salida podría estar a bordo del St. Louis, un transatlántico que parte rumbo a Cuba con casi un millar de refugiados.

La nina alemana es una novela inspirada en hechos reales, deslumbrante y conmovedora, que gustará especialmente a los lectores de La luz que no puedes ver, La ladrona de libro o El tren de los huérfanos.

-OPINIÓN PERSONAL-
 En definitiva estoy enamorado de las historias de La Segunda Guerra Mundial. El truco que tienen este tipo de libros establecidos en este periodo de tiempo, es la capacidad de mover los sentimientos de los lectores y llevarlos a encariñarse con los personajes, sentir ─perdón la redundancia─ sus sentimientos y casi que transportarte a las páginas.
"Su peor pesadilla es estar despierta"
 Es por ello que La niña alemana tiene personajes muy especiales. El libro está contado desde dos perspectivas (asombroso pero, de eso hablaremos después); por lo que tenemos dos protagonistas y dos tiempos narrativos: 1) Hannah, Berlín, en los inicios de la segunda guerra mundial y 2) Anna, Nueva York, 2014. La primera, interesante pero discutible... La historia empieza con una Hannah de doce años, enamorada de Leo, un joven de su misma edad. Están en busca de libertad ya que los nazis están subiendo al poder y en Berlín, el futuro es incierto. Es por ello que estos dos personajes en especial se ven obligados a madurar de un momento a otro. Y fue algo que me chocó muchísimo en un momento porque no podía imaginar  a dos pre-adolescentes haciendo otra cosa que no fuera jugando en la calle o riendo a carcajadas. Pero por este contexto histórico, se ven empujados a actuar de una manera demasiado racional y madura.
También te puede interesar: La Ladrona de Libros
  Leo por su parte es entrañable y, aunque sale solo en el principio del libro, tiene un gran papel durante todo el libro y en tu mente como lector, siempre está esa imagen de niño valiente y dispuesto a dar su vida por los que ama. (Me acordó mucho a Rudy de La ladrona de libros). Por esta misma razón, Hannah es un personaje que, en un principio es exasperante, chillona y consentida; pero que, conforme avanza el libro, se vuelve un personaje muy interesante y con una gran historia que contar. Es un personaje con un avance notorio y de aplaudir. Sin embargo, hay un pequeño detalle en ella que aún no tolero: su apatía hacia sus padres. Hannah mostraba cero interés por sus papás y sus papás hacia ella. Era algo que no me cuadraba y que aún no comprendo. En una situación como La Segunda Guerra Mundial en lo primero que se piensa es en la familia, ¿no? Pues parece que este no es el caso porque Hannah pensaba por su parte y sus papás, por su lado. Desde mi punto de vista, los papás siempre vieron a Hannah como un estorbo. En especial la mamá que desde hoy la considero el peor rol de madre que haya leído. 

 Ahora hablemos de Anna. En un personaje sin peso propio en la historia. La narrativa de Anna solo genera interés cuando se interrelaciona con Hannah. Si la historia fuera solamente sobre ella, sería super aburrido y personalmente hubiera abandonado el libro; porque no hay nada interesante que contar en su vida. Es la historia de Hannah la que le da sentido al personaje que es Anna.
"Cuando lleguemos a Khuba, Leo y yo emitiremos un decreto: los martes serán eliminados"
Es en este punto donde quiero tocar el tema de la doble narrativa. Es preciosa y muy enriquecedora. Estar leyendo dos contextos diferentes, en dos tiempos diferentes pero que, poco a poco se van relacionando y llegando a un punto de coincidencia es asombroso. El autor supo manejar muy bien estas dos historias por separado como en conjunto.

 La narrativa del autor es ligera y dinámica. Sabe cómo atrapar al lector desde las primeras páginas y no dejarlo ir. De igual manera, la narración siempre mantiene la intriga y la sorpresa en alto.

 En general es una historia muy desgarradora porque los hechos son tan reales y las cosas malas pasan tan constantemente. El libro le pega un puñetazo a tu corazón en la página 10. Ya vas en la 15 recuperándote del dolor y ¡pum! otro golpe directo al corazón en la página 16. Este sentimiento de constante tristeza y pesar por los personajes es impulsado por el hecho de saber que la historia está basada en hechos reales. Es un factor que le influye muchísimo al libro porque sientes (y en cierta forma sabes) que estás leyendo una historia de una persona real que vivió en esta misma Tierra. Por ello les mencionaba en un principio que los sentimientos están siempre a flor de piel. Si los personajes son felices, tu sientes esa auténtica felicidad. Cuando lloras y son infelices, te das cuenta que se te escapa una lágrima. En verdad no sé cómo lo hizo el autor pero la conexión entre lector-libro es muy fuerte.  Lastimosamente llega la hora de hablar de lo malo: el amor. No tengo una razón concreta del por qué no me llegó la historia de romance entre Hannah y Leo. Simplemente no lo hizo. Me pareció irreal y, aunque conmovedor el final, un poco salida de contexto. Y creo que el problema está en que estaba esperando un finla totalmente diferente y de cuento de hadas. Después de que la protagonista pasara por tantas cosas tan desgarradoras, lo único que pedía era que tuviera ese romance de príncipe azul. Pero bueno, no entraré en más detalles porque estoy que suelto un spoiler.
"Debí abrazarlo por más tiempo, grabar ese instante que ya no puedo recordar"
 En conclusión, es una historia que genera muchos sentimientos. Y sí, tiene sus errores y faltantes, pero se disfruta y bastante. Me ha sido muy difícil escribir esta reseña porque habían muchas cosas que quería decir pero, a la misma vez, no sabía cómo organizar mis ideas sin enredarlos a ustedes. Espero haberlo hecho bien.
"Es el único en el barco que consigue hacerme olvidar el pasado, porque él es mi presente"
 Por último, me gustaron demasiado esas últimas páginas que el autor dedicó a recordar y homenajear a los pasajeros del St. Louis. Fue muy comovedor <3

-PUNTUACIÓN-

-NO OLVIDES UNIRTE AL BLOG PARA QUE NO TE PIERDAS NINGUNA NOVEDAD Y DEJAR TU COMENTARIO PARA SABER QUÉ PIENSAS ACERCA DEL LIBRO-